Escolar de Huancayo es seleccionada para visitar el Centro Espacial de la NASA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Mientras buscaba información sobre qué se necesita estudiar para ser astronauta, Dafme Ariana Valentina Morales Carhuamaca, de 12 años, se encontró con el programa Ella es Astronauta, que permite responder esta y muchas más preguntas sobre ciencia y tecnología durante una visita al Centro Espacial Houston de la NASA. A pocas semanas de su viaje, la escolar de Huancayo nos cuenta sus expectativas.

Luego de superar varias entrevistas, Ariana Morales Carhuamaca se convirtió en la única escolar escogida de Huancayo. La segunda tripulación de estudiantes del programa Ella es Astronauta, de la fundación She is, cuenta con 12 integrantes. 

Ariana cursa el primero de secundaria en el colegio La Asunción, en Huancayo, en Junín. A lo largo de este año ha llevado clases virtuales para prepararse para el viaje de una semana a Estados Unidos, donde podrá conocer el mayor centro de investigación de la NASA.

«Nos hablaron acerca de los satélites y nos dijeron que pueden haber satélites que pueden tener incluso el tamaño de un cuaderno. Fue sorprender saber que pueden ser así de pequeños», comentó la destacada estudiante apasionada por el universo.

Durante las sesiones también conocieron más detalles sobre el programa Artemis de la NASA, que ya ha dado sus primeros pasos para retomar los vuelos espaciales tripulados a la Luna. Fue en esa clase que escuchó del proyecto de hábitat lunar. 

La NASA ha informado que sus científicos e ingenieros están trabajando en determinar la ubicación precisa del Campamento Base Artemis. Los planes iniciales incluyen el aterrizaje de una nave espacial en una parte relativamente plana de un borde de cráter o una cresta bien iluminada. 

El sitio debe recibir luz solar casi continua para alimentar la base y moderar los cambios de temperatura extremos, y debe ofrecer fácil acceso a áreas de completa oscuridad con agua helada. Las investigaciones continuarán con un primer viaje tripulado planeado para el 2024.

La destacada escolar sabe que en el Centro Espacial Houston se exhiben rocas lunares y sueña con verlas (y tocarlas si se puede), dijo emocionada.

Además, la pequeña Ariana espera poder conocer a la doctora Aracely Quispe, la ingeniera astronáutica peruana que trabaja en la NASA y, que en el 2021 participó del lanzamiento del telescopio espacial James Webb. La ingeniera peruana también es profesora adjunta en el Capitol Technology University, una prestigiosa universidad de los Estados Unidos, y su historia es fuente de inspiración para niñas y niños.

A su regreso, le gustaría que esta enriquecedora experiencia que le acercará a la ciencia pueda ser compartida con otros escolares.

Una pasión compartida por las ciencias y las letras

El curso de ciencias sociales es su favorito y es que a Ariana le encanta leer. «Yo siempre he leído libros, siempre me ha encantado leerlos porque siento que es como que viajas a otra dimensión», señaló Ariana Morales a la agencia Andina. 

«Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes» es uno de sus libros preferidos. Fue allí que conoció la historia de Samantha Cristoforetti, una reconocida astronauta italiana. Tan pronto como la fuerza aérea italiana abrió sus puertas a las mujeres, Samantha fue una de las primeras en alistarse. En el 2009 compitió con 8,000 profesionales y fue elegida como astronauta de la Agencia Espacial Europea. Incluso fue la primera europea en realizar una caminata espacial.

Esta historia como muchas otras la motivan a luchar por sus sueños. Ariana tiene el camino bastante claro: será astronauta o abogada. Y esto solo se explica en su amor por las ciencias y también por las letras.

«En el jardín dibujé el planeta Marte aunque escribí ‘Mate’. Ya desde niña me visualicé (como astronauta)», confesó entre risas. Esta ruta no será fácil. Y probablemente necesitará salir del país para completar su formación. Sin embargo,  está dispuesta a esforzarse.

Por otro lado, este amor por leer también la invitan a estudiar derecho. «Mi papá me hablaba de leyes y de la importancia de conocerlas. Fue por eso que a mí me interesó la idea del derecho, y quisiera estudiar derecho por las personas que todavía no saben que tienen derechos y nos los hacen respetar», sentenció.

Samantha Cristoforetti, la astronauta que Ariana admira, es también muy apasionada por las letras sobre todo porque disfruta aprender idiomas. Habla alemán, francés, inglés, ruso, además del italiano, y su más reciente hobbie es estudiar chino.

Las tripulantes peruanas seleccionadas son de Arequipa, Cajamarca, Cusco, Lima, Huancayo, Apurímac, Trujillo, Puno y el Callao. En esta segunda edición del programa Ella es Astronauta postularon 1,436 niñas de todo el país.

Fuente: La República.

COMENTARIOS

NOTICIAS RELACIONADAS