José Balcázar: “Si ni un candidato sale electo, siguen los que ya están en el Tribunal Constitucional”

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Tenía entendido que estaba previsto que la votación en el pleno para elegir a los nuevos magistrados del TC se iba a realizar el 28 de abril.

No, porque eso lo maneja la presidenta del Congreso, María del Carmen Alva. Ella es la que agenda. Ya yo no tengo nada que ver en ese terreno. Yo ya entregué el informe. Bien, sería interesante que le preguntase, por favor, a ella.

En el caso del TC, para elegir a los magistrados, se necesitan 87 votos. ¿Las bancadas ya han llegado a algunos consensos para elegir a un determinado postulante?

Todavía. Una vez que lo agendan (para que pase a debate en el pleno) recién, por costumbre parlamentaria, comienzan las conversaciones para apoyar a cada candidato.

Algunas personas señalan que su comisión aprobó una lista de candidatos que tienen vínculos con partidos políticos.

Corresponde al Pleno, que conoce bien el informe, decidir. No hubo ningún reparo de los voceros. Usted sabe que los tribunos no pueden estar exentos de connotaciones políticas. Y política va a ser la discrecionalidad del Congreso a la hora de votar. Eso no tanto preocuparía a los congresistas, sino el manejo para elegirlos. Podría elegirse a los seis o ninguno.

¿Le preocupa que ningún candidato logre los 87 votos?

No me preocupa nada, lo único que sé es que es un acto político y constitucional.

Si un candidato logra los 87 votos, ¿qué magistrado del TC, que tiene mandato vencido, sería el primero en irse?

Parece que Ernesto Blume Fortini, de acuerdo con la lista.

¿Qué es lo que más puede destacar usted del informe final que ha presentado?

Que por primera vez ha sido una comisión que ha evitado cualquier tipo de interferencias, como pretendía un grupo de juristas. En la comisión hay gente muy competente y dijimos que no, esta (comisión) es autónoma, gracias por todo, y por eso hemos evitado todo tipo de interferencias. Usted remítase a las entrevistas, a cada uno de los seis candidatos, para no ir más allá, y verá usted las preguntas que el suscrito le ha hecho a cada candidato.

Usted ha liderado un concurso público que, a fin de cuentas, se va a decidir por la fuerza de los votos (en el pleno), más allá que por un tema meritocrático, ¿no?

Podría ser como usted indica, podría ser que ninguno sea electo; continúan los que están ahí en el Tribunal Constitucional con plazos vencidos. Usted sabe que la presión política trae muchas sorpresas.

Y, dentro de la presión política, le preguntaba si tenía alguna preocupación, pues sabe que en el TC, por ejemplo, se discutirá la ley que limita el referéndum para ir a una asamblea constituyente. ¿No le preocupa que más adelante tengamos un TC más conservador frente a estos temas que, por ejemplo, sí impulsa Perú Libre?

No le podría decir eso porque ya es un asunto que escapa de tener que opinar. Sabe que cada tribuno es autónomo y ellos sabrán responder a su criterio y noción política e ideológica. Lo que se debe procurar, por primera vez, es que se eviten las repartijas políticas que siempre se hicieron. Vea usted por las preguntas que yo hago.

¿Qué nos asegura de que esta vez no habrá repartija?

No le puedo asegurar, por supuesto que no. Cada congresista es autónomo para votar. Eso no quiere decir que pueda haber alguna preferencia política, pero para eso está la prensa.

El hecho de que haya candidatos con vínculos a partidos políticos no es algo nuevo, sino algo que ustedes sabían.

Para empezar, no había ningún candidato ni de Vladimir Cerrón ni de Pedro Castillo.

Pero sí con el fujimorismo.

Bueno, eso es otra cosa.

Usted ha dicho que hay un plan B del Gobierno, ha compartido la idea, en caso de que no se logre la asamblea constituyente. ¿Tiene idea de cuál es ese plan?

No, yo creo que no puede salir del contexto del Congreso. Yo espero que con una línea mínima de lógica, al Congreso no le quedaría otro recurso que aprobar el referéndum. Si ellos no aprueban el referéndum, se deslegitiman más.

Cuando uno escucha que el Gobierno tiene un plan B, puede especular que quizás quieren cerrar el Congreso.

No, no, yo no puedo (asegurar eso). Eso no. Ya está presentado el proyecto, es un proyecto amplio que comprende la permanencia de los congresistas. De haber una nueva Constitución, esa nueva Constitución entrará en vigencia después de que termine el mandato para el que nos han elegido. El temor sería que el modelo económico-social pueda variar.

COMENTARIOS

NOTICIAS RELACIONADAS