Pataz: La tragedia de Retamas, qué pasó, testimonios de sobrevivientes y por qué se pudo evitar

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Una nueva tragedia entristece al país y desempolva los viejos problemas del Perú: la falta de prevención y planificación, la informalidad, la ausencia del Estado y una ciudadanía a veces abandonada a su suerte. Aquí una nota sobre lo que pasó en RetamasPataz, las causas y testimonios.

«Gritábamos a la gente que salgan de allí, pero nadie nos escuchaba. Y luego, ya se deslizó todo y vimos que se llevó las viviendas. No demoró siquiera algo de 40 segundos y se tapó todo». Aníbal Carbajal Arellano recién es consciente de que es un sobreviviente de la tragedia en el centro poblado de Retamas, distrito de Parcoy, provincia de Pataz, región La Libertad.

Eran las ocho de la mañana del martes 15 de marzo, cuando la tranquilidad de Retamas se vio interrumpida por el estruendo de un deslizamiento de uno de los cerros en cuyas faldas se asientan decenas de casas. Las lluvias de los días previos y sobre todo, la noche anterior, lanzaron la alerta y varios pobladores se dieron cuenta de que parte de un cerro empezaba a derrumbarse. Algo similar había ocurrido en 2009, también en Pataz.

Tanto así que un vecino grabó la escena desde al frente, ese martes temprano. El video muestra el inicio del deslizamiento y luego, la caída feroz de todo un terral que cubrió violentamente al menos 12 casas. Hasta el jueves 17, solo tres cuerpos habían sido recuperados y cinco personas aún permanecen desaparecidas, según reporte de las autoridades.

Pataz: «No se vi ni rastro de las casas»

Daniel Robles Cruzado, uno de los habitantes de Retamas y cuya casa fue cubierta de tierra por la avalancha, cuenta a RPP que, junto a su esposa, logró salvarse. Tres de sus hijos quedaron atrapados, pero fueron rescatados rápidamente; sin embargo, seis familiares y vecinos desaparecieron.

«Para mí, realmente, ha sido un milagro. Yo estaba saliendo para ir a comprar el pollo, llegando a la calle, y sale mi esposa detrás mío y otros vecinos también salían detrás mío y nos salvamos. Ahora no se ve ni rastro que había casas. Y también tenemos ahí los vecinos. Están atrapados también ahí», le dice a RPP aún en shock.

COMENTARIOS

NOTICIAS RELACIONADAS